Musicoterapia

ACTIVIDAD NO SANITARIA 

“La musicoterapia es el uso de música y de sus elementos musicales (sonido, ritmo, melodía y armonía) por un musicoterapeuta y una persona o grupo de personas, en un proceso diseñado para facilitar y promover la comunicación, la relación, la movilización, la expresión y la organización (física, emocional, mental, social y cognitiva) con el fin de desarrollar potenciales y desarrollar o restaurar funciones del individuo de manera que éste pueda lograr una mejor integración intra e interpersonal y, consecuentemente, una mejor calidad de vida”.

Federación Mundial de Musicoterapia.

 terapia con musica

La música tiene la capacidad de provocar respuestas físicas similares en diversas personas al mismo tiempo. Dichas respuestas son mayores cuando la música es del agrado de quien lo escucha y que además sea escuchada en una situación ambiental y personal adecuada. Esto se debe a que actúa sobre el sistema nervioso central, motivo por el que puede provocar en el ser humano efectos tanto sedantes como estimulantes y despertar, evocar, provocar, fortalecer y desarrollar cualquier emoción o sentimiento.

La inmediatez, la persistencia y la constante variedad del estímulo musical ayuda a desarrollar la capacidad de atención sostenida, al desarrollo del sentido del orden, ya que éste está estrechamente relacionado con el ritmo y el análisis que impone dicho estímulo y obliga a hacer constantes juicios de valor tanto a nivel consciente como subconsciente. Resulta una gran aliada a la hora de estimular la memoria, la imaginación y a potenciar y canalizar la capacidad creadora.

 

La neurociencia estudia el sistema cerebral y neuronal, en relación con la música existen varios estudios de cómo actúa ésta con respecto a la respuesta neuronal, se ha podido observar que la música activa las neuronas cerebrales (campo que estudia la neurociencia) y la sincronía que se produce entre ambas ayuda a cambiar el pulso, modular la tensión muscular, variar el rimo de la respiración… También es capaz de traer al presente recuerdos alejados en el tiempo, los cuales están relacionados directamente con la cantidad de neuronas activadas.

El hecho de que la música sea un lenguaje que se expresa desde el no verbal y lo simbólico, facilita la expresión de uno mismo y puede sugerir sentimientos e ideas sin necesidad de palabras, ayudando a transformar el pensamiento pre lógico en lógico, debido a que la música proporciona conciencia de tiempo. Es el arte que mejor provoca y expresa estados emocionales. Las actividades como el canto, la danza o la interpretación musical en grupo tienden a unir a las personas y a expresar sentimientos comunes, lo que convierte a la música en un agente socializante. Posee un gran poder para mover al ser humano, por lo que puede ayudar a controlar el comportamiento.

Una anécdota sobre los efectos de la música…                                         Existen grabaciones que reflejan el aumento de las pulsaciones de Herber Von Karajan mientras dirigía la obertura de Beethoven, Leonora nº 3, curiosamente  sus pulsaciones reflejaban un mayor aumento durante los pasajes que consideraba más conmovedores y no para aquellos para los que realizaba un mayor esfuerzo físico. Vale la pena mencionar que el reflejo de sus pulsaciones mientras pilotaba y hacía aterrizar un avión demostraban fluctuaciones mucho menores que las producidas mientras dirigía.

LA MÚSICA ES BÁSICAMENTE UN MEDIO DE COMUNICACIÓN QUE NO TENDRÍA RAZÓN DE SER SI CON LAS PALABRAS SE PUDIESE EXPRESAR TODO. Thayer Gaston.

Natalia Carbajal Porto.

Bibliografía:

Bruscia, Kenneth: “Defendiendo musicoterapia.” Salamanca Amarú 2007.                                                                                  Bruscia, Kenneth : “Musicoterapia: métodos y prácticas” México: Pax México 2007                                          Poch Blasco, Serafina: “Compendio de musicoterapia”  Vol. I. Herder Editorial, S.L., 2011                                      Storr, Anthony: “La música y la mente. El fenómeno auditivo y el porqué de las pasiones” Barcelona: Paidós 2002.   Thayer Gaston, E. (otros): “Tratado de musicoterapia” Barcelona: Paidós 1982.