Tratamiento del Déficit de Atención y mejora del rendimiento escolar

En los últimos tiempos se ha hablado mucho y desde muy distintos foros de los problemas de comportamiento, de rendimiento escolar, etc. de los niños y adolescentes sin que exista, como en otros muchos casos, una unanimidad de criterio.  Quizás porque, como también en la mayoría de los casos, no exista una causa única.
A pesar de que a día de hoy exista mucha controversia al respecto, de cómo deberían ser tratados estos casos y cuáles son las circunstancias que los mantienen, queremos aportar nuestro conocimiento al respecto. Bajo el paraguas de tres pilares terapéuticos: la psicología, la terapia craneosacral y la musicoterapia, que de forma independiente ya han conseguido resultados satisfactorios en este tema, afrontamos el reto.
Centramos nuestra atención en las dificultades relacionadas con:

Tratamiento del Déficit de Atención y mejora del rendimiento escolar

Tratamiento del Déficit de Atención y mejora del rendimiento escolar

  1. Aprendizaje: Rendimiento escolar, atención.
  2. Comportamiento: Ajuste a las normas, impulsividad, agresividad.
  3. Hiperactividad. Tics.
  4. Relaciones inter e intrapersonales.
  5. Gestión de emociones.

Un protocolo multidisciplinar

Musicoterapia en el comportamiento y la hiperactividad

El conocido director de la Orquesta Filarmónica de Berlín, Herbert Von Karajan, fue un hombre polifacético. Además de su pasión por la música, pilotó aviones, coches deportivos y barcos de regatas.
Existen grabaciones que reflejan el aumento de las pulsaciones de Herber Von Karajan mientras dirigía la obertura de Beethoven, Leonora nº 3, curiosamente  sus pulsaciones reflejaban un mayor aumento durante los pasajes que consideraba más conmovedores y no para aquellos para los que realizaba un mayor esfuerzo físico. Vale la pena mencionar que el reflejo de sus pulsaciones mientras pilotaba y hacía aterrizar un avión demostraban fluctuaciones mucho menores que las producidas mientras dirigía la Orquesta Filarmónica.
La musicoterapia es el uso de música y de sus elementos musicales (sonido, ritmo, melodía y armonía), por un musicoterapeuta y una persona o grupo de personas, en un proceso diseñado para facilitar y promover la comunicación, la relación, la movilización, la expresión y la organización (física, emocional, mental, social y cognitiva) con el fin de desarrollar potenciales y desarrollar o restaurar funciones del individuo de manera que éste pueda lograr una mejor integración intra e interpersonal y, consecuentemente, una mejor calidad de vida” Federación Mundial de Musicoterapia.
“La música es básicamente un medio de comunicación que no tendría razón de ser si con las palabras se pudiese expresar todo”. Thayer Gaston.”

Psicología y la mejora de rendimiento escolar

hiperactividad, tics

Hiperactividad, tics

Hasta el gran genio Albert Einstein tuvo dificultades en su infancia. Cuando era pequeño tenía problemas para expresarse. Hablaba muy lentamente, muy bajito y le costaba construir frases completas. Sus padres temieron que sufriese algún tipo de retraso mental hasta que, con 9 años, comenzó a hablar normalmente.
No le gustó la escuela y se sintió molesto por la presión que sobre él ejercían los docentes. Era una  época en que no se permitía hacer preguntas al maestro ni hablar con los compañeros y Albert no dio muestras de talento alguno. Se negaba a estudiar de memoria y molestaba con su incesante curiosidad. Continuamente hablaba para preguntar, preguntar y preguntar. En una ocasión, uno de los profesores le dijo que estaba cansado de su curiosidad sin límites y prefería que no volviese a clase. Albert contestó: “Yo no tengo la culpa de que me manden aquí, señor, créame que si por mí fuera no vendría a perder el tiempo con usted”.
Mientras el padre opinaba que no valía la pena el sacrificio en los estudios porque Albert no estaba dotado, su madre insistió hasta imponer su voluntad.
El objetivo de la psicología infantil es fomentar el bienestar durante la infancia y la adolescencia. La etapa infantil es determinante para el desarrollo  del individuo, en ella se forman la autoestima, las creencias acerca de uno mismo y del mundo, así como las habilidades sociales.
El psicólogo infantil trabaja para  que los niños hijos tengan un desarrollo lo más positivo posible.

“La infancia tiene sus propias maneras de ver, pensar y sentir; nada hay más insensato que pretender sustituirlas por las nuestras”. ROUSSEAU, Jean-Jacques”

Terapia craneosacral y la gestión de las emociones

En el año 1900, William Garner Sutherland finalizaba sus estudios como Doctor en osteopatía en Missouri. Siendo todavía estudiante de la escuela de osteopatía en Kirksville, observó un cráneo diseccionado. Llamaron su atención las extrañas formas de las superficies de unión entre el hueso esfenoides y el temporal, puesto que esta unión le parecía muy angulosa, como las agallas de un pez, predispuestos para “respirar” de alguna forma. A pesar de que todos los libros de anatomía que él conocía aseguraban que las suturas craneales se osificaban formando un conjunto inmóvil y estático, no le abandonaba la idea de la posibilidad de la existencia de movimiento óseo en el cráneo.

Durante muchos años realizó investigaciones y experimentos, también sobre él mismo. En uno de ellos, fabricó un casco que llevó durante varios días mañana y noche. Su hipótesis barajaba la idea de: “si el cráneo no se mueve, no sentiré nada”. Al cabo de unos días, comenzaron los síntomas. Estaba de muy mal humor, quejoso y cansado. A medida que avanzaban los días empezó a sentir mareos, ganas de vomitar y a no dormir bien.

La terapia craneosacral es una disciplina derivada de la osteopatía craneal, muy conocida por su eficacia y prevención. Una de las osteópatas que más ha trabajado con niños y adolescentes, Viola Freeman, afirma que si pudiéramos ayudar a mejorar la salud de los recién nacidos y niños, prevenimos muchos trastornos,  alteraciones y patologías.
Hay muchas circunstancias del parto que repercuten en la salud del bebé: vuelta del cordón alrededor del cuello,
sufrimiento fetal, rotura prematura de la bolsa, uso de fórceps o ventosa para la salida, encaje prolongado del cráneo del bebé en el canal del parto, parto demasiado rápido, presentación del bebé en una posición diferente para salir, parto por cesárea, que la epidural impida a la madre dirigir las contracciones, estados emocionales de la madre que le impidan ayudar al bebé, etc…
A veces, niños que tardan en succionar o no tienen fuerza para comer, que lloran sin parar, muy sensibles a cualquier estimulo, con exceso de vomito, estreñimiento-gases, tortícolis, dificultades respiratorias, exceso de mucosidades, etc, nos hablan de esta historia ocurrida en el parto.
En ocasiones observamos síntomas de menor importancia, como por ejemplo, que siempre le pique mucho un oído y le supure mucha cera, pero en otras ocasiones, y con el paso del tiempo, podrían ser cuestiones un poco más perturbadoras como: trastornos visuales que dificultan el aprendizaje, dificultad de atención y rendimiento escolar, hiperactividad, escoliosis posturales, pies equino-varo, sinusitis, alergias, etc.
La terapia cráneosacral intenta diagnosticar, prevenir, recuperar, relajar y corregir ciertas estructuras tanto óseas como blandas, de forma suave, respetuosa y paciente buscando el equilibrio global del propio cuerpo.

“Sólo buscando en el pasado podemos empezar a comprender el presente, y desarrollar una estrategia para mejorar el futuro”. Viola Frymann”